Generación de biogás a partir de los residuos sólidos domiciliarios

2009 - hoy

Descripción

La experiencia del municipio de Cerrito es innovadora ya que consiste en buscar una solución al problema de los residuos a través de la generación de biogás, la cual es una fuente de energía renovable y no contaminante. Para esto se desarrolló una tecnología específica y se dio de esta manera utilidad a los residuos orgánicos transformándolos en una fuente de energía limpia y útil para satisfacer necesidades puntuales de la comunidad.

En qué consiste el programa

La experiencia del municipio de Cerrito es innovadora ya que consiste en buscar una solución al problema de los residuos a través de la generación de biogás, la cual es una fuente de energía renovable y no contaminante. Para esto se desarrolló una tecnología específica y se dio de esta manera utilidad a los residuos orgánicos transformándolos en una fuente de energía limpia y útil para satisfacer necesidades puntuales de la comunidad.

La problemática de la basura es uno de los temas más acuciantes para los gobiernos locales que deben buscar inmediatamente soluciones creativas y saludables que les permitan disminuir el impacto ambiental que esta genera. A esto se suma el hecho de que en los próximos años las fuentes tradicionales de energía no alcanzaran para cubrir la demanda mundial por lo que la implementación de nuevas formas de producción energética es un desafío corriente.

La planta de biogás construida en el municipio de Cerrito es la primera en la provincia de Entre Ríos. Este biodigestor produce gas metano por la descomposición de los desechos orgánicos domiciliarios introducidos en este. Con el gas que produce el biodigestor se hace funcionar cocinas, termotanques y abastece de energía eléctrica a través de un grupo electrógeno a un alojamiento municipal para delegaciones deportivas y culturales compuesto por tres viviendas y con capacidad para sesenta personas. La experiencia fue reconocida como buena gestión municipal por el Senado de la Nación en el año 2010, recibe visitas de diferentes partes del mundo y se replica en el mismo municipio con metas ampliadas, ambicionando el procesamiento de una mayor cantidad de basura y por ende la generación de más energía limpia.

 

Caracterización de la localidad

Cerrito se halla ubicado en el departamento Paraná al centro oeste de la provincia de Entre Ríos, a 20 Km. de las márgenes del Río Paraná, y 53 Km. al norte de la capital provincial, dentro de la región Mesopotámica. Conforma una microrregión junto con las localidades de Villa Urquiza, Hasemkamp, Hernandarias, Viale, María Grande, Aldea Santa María, Colonia Crespo, Piedras Blancas, Pueblo Brugo, Puerto Curtiembre, Seguí y Tabossi con la idea de desarrollar el turismo regional. El municipio comprende dentro de su ejido la localidad de Pueblo Moreno. La municipalidad de Cerrito se halla enmarcado entre las rutas nacional nº 12 y provincial nº 8 que le permiten una comunicación constante con los centros más importantes de la provincia y de la vecina provincia de Santa Fe. La población asciende a los 6.000 habitantes. Estos datos son según proyecciones realizadas a partir del censo 2001; con motivos de la reforma de la constitución provincial en 2008, por lo que el municipio pasa a ser considerado “de primera categoría”. Presenta desde hace varios años un crecimiento constante, siendo el porcentaje de población con necesidades básicas insatisfechas prácticamente nulo. Las actividades agropecuarias son las de principal importancia con fuerte influencia de la agricultura, tambos, ganadería y apicultura como los rubros más destacados; asimismo la población posee una cultura ligada a estas actividades.

Por otra parte, en la localidad se vienen incrementando las actividades industriales a nivel de PyME´s relacionadas a las producciones agropecuarias, entre ellas la metalmecánica, la mecánica, carpintería industrial, servicios relacionados con la actividad agropecuaria como la construcción y el transporte; así como también actividades artesanales como lo textil, la serigrafía, y en menor escala servicios al hogar. El mercado laboral presenta una alta demanda de personal capacitado en distintas tareas específicas como esquiladores, técnicos de ordeñadoras, alambradores y cuidadores de animales.

Los jóvenes de la ciudad cuentan con un servicio de transporte, que forma parte de una política municipal, que facilita el viaje diario a la ciudad de Paraná o Santa Fe para continuar sus estudios terciarios y universitarios. Además, cuenta con un Instituto Terciario Superior, en el que se obtienen los títulos de Técnico Superior en Gestión y Administración Agropecuarias y Técnico Superior en Comercialización. Además en la localidad funciona un aula virtual de la Universidad Nacional de Litoral.

 

Antecedentes y origen del programa

La iniciativa de Generación de Biogás a partir de los Residuos Sólidos Domiciliarios surge desde la Intendencia Municipal en forma conjunta con una de las dos secretarías que forman parte de la estructura: la Secretaría de Obras y Servicios Públicos. El intendente y el secretario proponen a través de un biodigestor resolver el problema de la contaminación ambiental, suprimiendo definitivamente el relleno sanitario y la proliferación de roedores.

El municipio presenta un eficiente financiamiento de su gestión, no tiene deudas. Cuenta con cincuenta personas en su planta permanente y otros tantos contratados. En Cerrito se producían en el año 2009 a diario aproximadamente tres toneladas de residuos orgánicos -y esta cifra iba en aumento dado el fuerte crecimiento demográfico- que eran volcados, junto a los desechos inorgánicos, en un predio ubicado al norte de la localidad. Luego de un tiempo de acumulación de los mismos, se procedía a realizar rellenos sanitarios en cárcavas -zanjones generados por la erosión que produce el agua de la lluvia- ubicados en campos particulares que solicitaban ese trabajo al municipio a fin de recuperar esos terrenos. Esas cárcavas se encuentran en las cercanías de la localidad por lo que el operativo es relativamente económico para las finanzas del municipio, pero con un enorme impacto negativo en el ambiente, pues se están enterrando todo tipo de desechos sin tratamiento previo.

Luego de la asistencia a cursos de tratamiento de residuos, muchas indagaciones y apreciación de sistemas de tratamiento de residuos sólidos urbanos como por ejemplo el que implementa la localidad de Federal, provincia de Entre Ríos, se visita un biodigestor en la comunidad de Villa Dominguez, provincia de Entre Ríos, construido por la cooperativa de agua del lugar para abastecer de gas al hospital y se piensa en implementar este sistema en Cerrito. El municipio define, con el asesoramiento de un ingeniero químico especializado en ingeniería ambiental y fuentes renovables de energía, además miembro de la Fundación Proteger y de la Universidad del Litoral, un proyecto viable y novedoso para tratar los residuos orgánicos mediante la construcción de un biodigestor.

El biodigestor es un depósito completamente cerrado donde los residuos orgánicos o el estiércol de los animales se fermenta sin aire para producir biogás. De este proceso se obtiene el biogás y por otra parte un sobrante o líquido espeso que se puede utilizar como abono o luego de un proceso de industrialización también como alimento para peces y patos.

El biogás es una mezcla de gases cuyos principales componentes son el metano (CH4) y el dióxido de carbono (CO2). El metano, su principal componente es el que le brinda las características combustibles. Es incoloro, inodoro y su combustión produce una llama azul y productos no contaminantes. También sirve para producir electricidad (1m3 de biogás equivale a ½ m3 de gas natural es decir 5 k/h).

La formalización de esta experiencia está registrada en el Presupuesto vigente del año 2009, donde se aprueba la construcción del biodigestor. Es importante aclarar que existe un convenio marco con la Fundación Proteger y con la Universidad Nacional del Litoral que institucionaliza todas las actividades realizadas en conjunto.

 

Implementación

Desde el comienzo del proyecto, el objetivo general del mismo es “proteger nuestro medio ambiente dándole una adecuada deposición final a los residuos domiciliarios orgánicos”. El liderazgo y el apoyo de la intendencia hicieron posible el éxito de la experiencia.

En el año 2008 los profesionales y técnicos comienzan a trabajar en la construcción de un prototipo con una capacidad de 10m3 y es inaugurado en Enero del 2009 con un costo $36.000 afrontado por el municipio en su totalidad, incluidos gastos de asesoramiento, mano de obra y materiales.

Esta primera planta de biogás se sitúa en la ex estación del ferrocarril que es el lugar donde funciona el alojamiento para delegaciones deportivas y culturales con capacidad de sesenta camas. Con el gas producido se abastecen los termotanques y las cocinas del alojamiento. Este prototipo permite utilizar como materia prima los residuos urbanos que producen trescientas personas que viven en un barrio adyacente al Hospital de la localidad llamado Pueblo Moreno.

Para la puesta en marcha del proyecto el municipio, desde el Área de Comunicaciones y con la colaboración de una ingeniera, inició una fuerte campaña de sensibilización y educación ambiental, visitando casa por casa y entregando folletería a los vecinos contándoles en qué consistía el proyecto del biodigestor y solicitando su colaboración para que este sea posible. Primero la campaña se circunscribió al barrio Pueblo Moreno cuyos residuos serían utilizados en la producción del biogás y luego se extendió a toda la comunidad. Con posterioridad a la tarea de concientización “puerta a puerta” se continúo concientizando mediante campañas radiales a los ciudadanos para que no desistan de la separación de residuos. Los comunicadores municipales también llegaron a las escuelas, primarias y secundarias, y esto tuvo un efecto multiplicador de los chicos a sus familias.

La etapa de concientización antes señalada fue necesaria para la posterior implementación del Plan de Recolección Diferenciada de Residuos Sólidos Urbanos que consiste en la separación por parte de los ciudadanos de los residuos en orgánicos e inorgánicos dentro de cada hogar, para luego ser llevados por el servicio de recolección municipal. El cronograma era el siguiente: lunes, miércoles y viernes, residuos orgánicos; martes y jueves, inorgánicos.

En el año 2010 se terminó de construir el segundo prototipo en Pueblo Moreno para abastecer de gas tanto las hornallas del comedor escolar como de electricidad a la escuela Nº 44 Florencio Varela. Esto fue posible gracias a la adquisición en comodato de un generador a una empresa fabricante de motores y grupos eléctricos, de la localidad de Gálvez, provincia de Santa Fe, que lo diseñó y adaptó especialmente para funcionar con gas metano. Los fondos utilizados para el segundo prototipo fueron un subsidio entregado por el gobierno provincial a la intendencia de Cerrito por un valor similar al de la construcción de la primera experiencia piloto.

Actualmente se trabaja en la instalación de este mismo sistema en un predio lindero al complejo polideportivo municipal para alimentar las calderas y así lograr calefaccionar los natatorios de modo tal que puedan ser utilizados en la época invernal por los alumnos de las escuelas locales. Esta tercera obra está pensada para procesar los desechos orgánicos producidos por hasta 10.000 personas, equivalente a 200 m3, es decir se procesaría todos los desechos orgánicos de la población actual y quedaría un amplio margen para el crecimiento demográfico futuro. En este mismo predio se planea instalar también la estación clasificadora de residuos inorgánicos. Los recursos afectados para dicha obra forman parte del presupuesto municipal y ascienden a las $310.000 y se encuentran en la Ordenanza Nº 788 de Presupuesto de Gastos y Cálculo de Recursos 2011 (ver adjunto).

En paralelo a la implementación de esta energía alternativa, pero en sintonía con la misma, el municipio lleva adelante desde el año 2009 una campaña de recolección de pilas, que en un primer momento se utilizaron en la construcción de las paredes de los biodigestores para evitar que pierdan los compuestos tóxicos que éstas contienen. También se colocaron cestos en lugares públicos estratégicos para el depósito de envases plásticos, llamados “puntos limpios”.

El proyecto de generación de biogás ha impactado fuertemente en la comunidad educativa haciendo que las escuelas se incorporen muy activamente ofreciéndose como colaboradoras para la educación ambiental. Para esto, la fundación Eco Urbano (Organización no gubernamental) dedicada a los temas ambientales ha capacitado a cuarenta alumnos del Instituto Secundario María Ward de Cerrito en la creación de un grupo informal “Eco Club” que será el que realizará la próxima campaña de comunicación y concientización casa por casa respecto a la separación de los residuos junto al municipio.

También se realizaron jornadas de capacitación dictadas por la Fundación Proteger a los docentes de las escuelas primarias de la localidad para que ellos transmitan los conocimientos a sus alumnos. Así mismo el convenio entre el municipio y esta fundación ha posibilitado hasta la fecha la realización de quince cursos sobre biogás y construcción de biodigestores. Asimismo, un gran número de pequeños y medianos productores, responsables de temas ambientales y productivos en municipios y comunas, profesionales, organizaciones sociales, docentes y estudiantes de todo el país y región han participado de jornadas -que en cada edición suma más inscriptos- organizadas por la Fundación Proteger, dictadas por sus profesionales y utilizando las instalaciones de Cerrito.

Los recursos implicados en este proyecto local  son de naturaleza municipal, tanto en lo que respecta a los recursos humanos como financieros. La Secretaría de Obras y Servicios Públicos es la que tiene a su cargo diariamente la organización de la recolección diferenciada de los residuos orgánicos que abastecen los biodigestores, como así también la construcción, operatividad y mantenimiento de los mismos. La función del Área de Comunicaciones es la de concientizar a los ciudadanos en las ventajas de la separación de los residuos y comunicar los logros obtenidos. El costo que fue afrontado en su totalidad con el presupuesto municipal, salvo en el caso del segundo biodigestor que fue costeado con un subsidio de la provincia, es un monto accesible en relación al problema que se soluciona. Externamente el ingeniero ambiental continúa asesorando técnicamente las obras del municipio.

Gracias a la firme decisión del gobierno local y el aporte y responsabilidad de los habitantes, estos proyectos, primero, separación de la basura orgánica e inorgánica, y luego la construcción de los biodigestores, han sido un éxito que le mereció de reconocimientos por parte del Congreso Nacional, y es loable de replicar en otras comunas del país y del exterior. Asimismo, se reciben visitas de políticos, funcionarios y profesionales de distintas localidades de Argentina y de distintos países, como por ejemplo alcaldes de Chile, profesionales de la universidad de Pernambuco (Brasil) que lo han implementaron en la isla Fernando Noronha, y de una ONG de Asunción (Paraguay).

Los resultados positivos de la generación de biogás han producido nuevas ideas y el ingeniero que guío la construcción del primer biodigestor está diseñando un sistema de tratamiento de efluentes cloacales para la generación de biogás. Este proyecto se trabaja en conjunto con el Club de Ciencias Libertad de la localidad que está experimentando el tratamiento de efluentes con plantas acuáticas. Se trata de una institución de educación no formal que favorece la calidad educativa, la igualdad de oportunidades y la inclusión social Participan del mismo la Universidad Autónoma de Entre Ríos y un profesor de la Universidad de Oro Verde dirige el proyecto. Los fondos serán entregados por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación. La idea es que en el mismo predio donde se construya el tercer biodigestor y la planta clasificadora de residuos, los líquidos contaminantes de los efluentes sean mejorados mediante la incorporación de especies de plantas acuáticas autóctonas. De esta manera los líquidos devueltos a la laguna tendrían una notable mejora.

La educación ambiental ha ganado adeptos en la localidad de Cerrito en donde el flamante Eco Club iniciado a partir de la idea de sensibilizar en la diferenciación de la basura se ha planteado nuevos desafíos. Se plantean acciones en base a los siguientes ejes temáticos: arbolado, residuos, agua y vectores. El municipio apoya estas iniciativas que forman parte del objetivo planteado al comienzo: proteger el medio ambiente.

 

Seguimiento y evaluación del proyecto

Algunas de las principales acciones de seguimiento y evaluación del proyecto que se instrumentan son las siguientes:

  • Las personas designadas de la Secretaría de Obras y Servicios Públicos, como responsables de la recolección, toman muestras al azar del grado de cumplimiento de la separación domiciliaria de residuos, y si esto no se cumple se informa a sus superiores para que se arbitren las medidas necesarias para renovar el compromiso de los vecinos.
  • Técnicos de la Fundación Proteger y la Universidad Nacional del Litoral, toman muestras permanentes del PH de los efluentes líquidos del biodigestor, y del funcionamiento de un sencillo filtro (en un recipiente plástico se coloca aserrín de madera humedecido y viruta de acero) por donde pasa el gas metano, para eliminar el acido sulfhídrico pues este tiene un alto poder corrosivo lo que afectaría ante una excesiva presencia del mismo, cualquier pieza metálica (grupo electrógeno, cocina o termotanque).
  • Se realizan acciones de concientización de la población mediante diversas campañas orientadas a llegar a la población mediante estrategias “puerta a puerta”, en las escuelas, con folletería, con campañas radiales, etc. Sobre esta cuestión es de resaltar la necesidad de la educación y reforzamiento continuo de las actividades de concientización dado que esto le otorga sustentabilidad al proyecto por lo que cuando se observa que en algún domicilio los residuos se mezclan, se acude hasta el lugar para reforzar el compromiso.

 

Lecciones aprendidas

El proyecto de la generación de biogás a partir de desechos orgánicos además de mitigar la emisión de este gas veintiuna veces más nocivo para la atmósfera que el dióxido de carbono, trajo consigo cambios importantes en la cultura, hábitos y costumbres de los ciudadanos de Cerrito. La comunidad, especialmente la población joven, está motivada en el proyecto y hoy día dispone de manera diferenciada los residuos que genera.

Todas estas obras son demostraciones didácticas que reflejan que se puede cuidar el medio ambiente al tiempo que se obtienen beneficios.
La experiencia rescata la importancia que debe tener la convicción y la innovación del gobierno local, más la colaboración de las instituciones educativas de la sociedad y el pequeño aporte que cada persona puede realizar a un proyecto común. También queda demostrado que es posible generar nuevas soluciones si se apuesta a la investigación y a la inversión en energías renovables.