Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


educacion_vial

Educación Vial

La noción de educación vial se refiere a un tipo específico de instrucción relacionada con el problema de los accidentes de tránsito.

La Organización Mundial de la Salud, teniendo en cuenta la siniestralidad, ha clasificado a los accidentes de esta clase como “epidemia”, ya que constituyen la décima causa de muerte en todo el mundo, con proyección a constituirse en la tercera causa de mortalidad para el año 2020. Por esta razón, el Estado se ha visto en la necesidad de desarrollar en todo el Sistema Educativo Nacional programas de enseñanza en torno de la prevención de accidentes de tránsito.

Sin embargo, si bien se considera que la educación es la estrategia fundamental para la prevención, estas políticas se han aplicado solo en los primeros años de instrucción.

Una de las principales nociones que se busca cuestionar a partir de la educación vial es la propia idea de “accidente” y es en relación con este eje que se articulan dichos programas.

Discusiones en torno a la idea de "accidente"

La creencia en el accidente como fatalidad inevitable preocupa a los expertos de todo el mundo, por lo que en algunos ámbitos se procura el uso de otras palabras que no se asocien con lo inevitable, tales como choque, colisión, incidente.

En este sentido, el defensor del pueblo de la Nación, en un informe de 2005 1) se ha referido al término del siguiente modo:

Según su acepción más corriente, el accidente refiere a un suceso imprevisto, generalmente desgraciado, que altera la marcha normal de las cosas. Al sugerir que se trata de un suceso inesperado, el uso de la palabra accidente obstaculiza el estudio de la problemática, dado que un accidente no es producto del azar ni de la fatalidad, ni tampoco intencional, en el sentido de que se quiera conscientemente producir un daño.

La palabra accidente también se utiliza para describir el error humano. Esta utilización tiene como resultado la exclusión del sujeto de la secuencia que deriva en una lesión no intencional, haciendo imposible analizar las acciones que conducen a la conducta de riesgo.

La producción de un accidente también suele atribuirse al destino o al designio divino. Esta creencia, al funcionar como premisa, impide la toma de conciencia de los factores determinantes del hecho y dificulta la implementación de estrategias para prevenir su ocurrencia (Loimer, H.; Dr. Iur, M.; Guarnieri, M.: “Accidents and Acts of God: A History of the Terms” Am. J. Public Health. 1996; 86:101).

Artículos y sitios recomendados

Fuentes consultadas

1) Trabajo elaborado en conjunto con organizaciones de la sociedad civil, la Organización Mundial de la Salud y distintas instituciones públicas.
/var/www/nuevo.gobiernolocal.gob.ar/wiki/data/pages/educacion_vial.txt · Última modificación: 2014/04/08 10:53 (editor externo)